Avisar de contenido inadecuado

Productos de Extremadura

{
}

Dehesa extremeña

La gastronomía española traspasa fronteras. Y es que nuestro país está repleto de productos estupendos, llenos de sabor, que nos representan. Y lo mejor de todo, es que cada región tiene sus propias señas de identidad, sabores que nos encantan.

Una de esas comunidades que tantos productos nos ofrece es Extremadura. Si la semana pasada os hablábamos de las fantásticas cerezas del Jerte, hay otros muchos productos que seguro que conoces, y que harán que tu mesa sea una fiesta.

Por ejemplo sus tan conocidos quesos con denominacón de origen, como el queso de Ibores, la Torta de la Serena o la Torta del Casar.

Y por supuesto, sus jamones y embutidos. En sus grandes dehesas se crían cerdos ibéricos y de pata negra, de los cuales se obtendrán riquísimos jamones, como los de la D.O. Dehesa de Extremadura. Pero también el resto de productos del cerdo son obligados si visitas esta tierra, como la morcilla patatera, el morcón, chorizos blancos, lomo ibérico... Pero no sólo el cerdo, sino también el cordero, de auténtica raza merina, o la ternera de extremadura.

Y tampoco podemos olvidar los fantásticos aceites de oliva de la zona, el pimentón de la Vera, la miel, los espárragos. O los riquísimos dulces artesanos, pura tradición, como las perrunillas, mantecados, magdalenas, alfeñiques, nuégados, pestiños, rosquillas...

Y hasta ahora tan sólo hemos hablado de los productos. Si nos pusiéramos a mencionar los exquisitos platos y guisos, no terminaríamos nunca: el gazpacho extremeño, en el que los ingredientes van sin triturar, el zarangollo extremeño, que no tiene nada que ver con el murciano, fantásticos cocidos extremeños, lentejas estofadas, sopa de perdices, arroz con conejo, migas extremeñas, caracoles en salsa picante o el sorprendente lagarto, un guiso servido con una espesa salsa verde compuesta de aceite, perejil, harina y vino blanco. El cordero asado, en caldereta, o en "guiso de bodas", las setas variadas, criadillas de tierra, espárragos trigueros o excelentes cardillos... un sinfín de platos elaborados de forma tradicional con los mejores productos de la tierra.

Y como colofón final, ningún viaje gastronómico a Extremadura puede terminar sin unos deliciosos bombones de higo y una copita de licor de bellota.

En resumen, tanto Cáceres como Badajoz son dos provincias que bien merecen una escapada para conocer a fondo sus rincones, y por supuesto, para hacer simplemente turismo gastronómico.

Fuente: Mumumío

{
}
{
}

Deja tu comentario Productos de Extremadura

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre