Avisar de contenido inadecuado

La pesadilla del maridaje de vinos

{
}

 TAGS:Vino blanco con pescado, vino tinto con carne y vino rosado con arroces, pizzas y pastas; el cava de aperitivo, el vino dulce de postre y el vino generoso a media tarde. Y ya está, ¿no? Pues sí, claro.

Todo aquel que siga estas normas tendrá, por lo general, una experiencia agradable con el vino. Aquellos que dicen que la impresión se acentúa cuando sazonas una anchoa de Toledo con pimentón de Canarias... no lo compro.

El acertar con un maridaje de/para un plato especial es, como todo, cuestión de gustos. Los que disfrutan experimentando, y analizando las sensaciones que produce cada bocado que comen, es normal que busquen el maridaje "perfecto". Es como encontrar el nirvana de la gastronomía, la conjunción terrenal, la llave, que asegura la entrada al palacio del placer.

Pero esta llave, incluso, es efímera: un maridaje perfecto puede arruinarse si varía cualquiera de las condiciones externas: temperatura, humedad, conservación del vino o la comida, e incluso implícitas como el correcto aderezo de la comida o la copa en la que se sirve el vino. Si semejantes detalles son relevantes, ¿cómo podemos osarnos a señalar un maridaje como "adecuado", así en general? ¿Habría que indicar todos los factores? ¿Y la compañía? ¿Acaso una compañía desagradable no puede aguarnos un maridaje perfecto?

Si hubiera que poner unas condiciones necesarias para encontrar el maridaje perfecto:

  • Para mí la primera sería, sin lugar a dudas, tener al lado a esa persona con la que da gusto beber vino. Entiéndelo como quieras: padre, madre, herman@s, pareja, amig@s,...en definitiva, esa o esas personas al lado de las que cualquier rato con una copa en la mano es un momento de disfrute. Así comienza un buen maridaje.
  • La 2ª norma fundamental es la del servicio: temperatura, copas,... ¿por qué? Muy sencillo: todas estas "variables" las podemos controlar, y no necesitamos conocer el vino previamente para ponerlas en práctica. Usar la copa adecuada para el cava, o poner un tinto a temperatura de servicio son cosas que todos podemos hacer, y para lo que no necesitamos saber que "este vino concreto aceptar mejor tales o cuales condiciones...".
  • ¿Y la comida? Al final. Primero, porque lo normal es que abramos una botella de vino para acompañar una determinada comida, y no al revés. Conozco poca gente que el domingo decida la comida que va a hacer en función de la botella de los vinos que tenga o quiera abrir. Y segundo, porque encontrar con el plato exacto que realza exactamente los valores que queremos poner de manifiesto de un vino requiere probar muchas veces, antes de acertar sin lugar a dudas. ¿Realmente quieres tomarte el trabajo? ¿No hay otros vinos que quieras probar, para repetir una y otra vez con el mismo?

Hazme caso: sigue mis indicaciones básicas del principio, disfruta de la compañía, y si alguna vez repites vino aprovecha para afinar el plato con lo que recuerdas de la vez anterior, sin lapidarte cuando al probar una combinación sientes que habría otra más acertada. Siempre es bueno tener una excusa para repetir con un buen vino. No siempre un maridaje tiene que ser tan perfecto como este "Pairing off" de Phil Woods Septet...

Y si quieres sorprender con maridajes "originales", aquí va un vino tinto especial para pescados y otro blanco que va genial con carne. TRUCO: ¡No digas que te lo he dicho yo!

 TAGS:Habla del Silencio 2010Habla del Silencio 2010

Un vino suave  elegante en el que predomina el sabor de la Syrah, muy frutal, lo que lo hace un genial acompañamiento para pescados de todo tipo.

Comprar Habla del Silencio 2010 8,73?

 

 

 TAGS:Marqués de Riscal Finca Montico 2009Marqués de Riscal Finca Montico 2009

Sí, un vino de Marqués de Riscal en Rueda, un Verdejo muy complejo y que aguantará sin problemas una buena carne.

 TAGS:comprar Marqués de Riscal Finca Montico 2009 10,23?

{
}

Deja tu comentario La pesadilla del maridaje de vinos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre