Avisar de contenido inadecuado

La mejor temperatura para beber vino

{
}

 TAGS:La física, las matemáticas, todas esas horas en clase sin encontrar el sentido y, de repente, al llegar a la vida adulta, al aterrizar en el universo vitivinícola, te das cuenta de que son muy necesarias ambas para... poder tomar el vino a la temperatura idónea, tras elegir la añada más conveniente. La precisión es imprescindible (eso, y una buena vinoteca, como ésos en los que se pueden seleccionar diferentes temperaturas dependiendo de los niveles, para poder almacenar tintos y blancos, cada uno a su temperatura exacta).

Quienes ya tengan todo el hardware y sólo necesiten de una mini guía de consejos de utilización disfrutarán el doble de las siguientes líneas:

Entre 17 y 18ºC: es la temperatura a la que se deben servir los vinos tintos más poderosos, esos tintos especiados, cálidos de gran intensidad, como los Cabernet Sauvignon, los de Rhone, Ribera del Duero, Toro, los Shiraz, los Priorat o los Burdeos. Servirlos a menos temperatura dificulta que se abran y nos dejen percibir su aroma, su evolución en boca y, en definitiva, es un desastre que no debéis aceptar y mucho menos causar. Ojito con los grados cuando el vino es bueno, por favor.

Entre 11 y 16ºC: un poco más fresquitos presentaremos nuestros vinos cuando se trate de tintos con menos cuerpo o más prominentes en su carácter frutal, tales como el Zinfandel, el Pinot Noir, los Rioja, Chianti, Penedés, Jumilla, Yecla, Mallorca o Madeira. La misma regla es de aplicación a los tintos jóvenes. Y, no nos hará falta variar la temperatura para servir blancos con cuerpo o con crianza (como el extraordinario Viña Tondonia blanco), y quien aún no haya probado ninguno, que no lo deje para más adelante, porque merecen la pena tanto como los tintos crianza. Ya me lo diréis.

Entre 6 y 10ºC: los blancos con menos cuerpo, como el Chardonnay, el Chablis, el Semillon australiano o el Sauvignon Blanc, en torno a los 10 ºC, mientras que las temperaturas más bajas serán las elegidas para preservar el sabor de los vinos dulces y los espumosos: Sauternes, Moscatel, Champagne, Cava o Asti. Aunque a mí los primeros me gustan a 8ºC, pero reconozco que esos dos graditos de más hacen mucho en la cata.

Dicho esto, queda a cada cual agenciarse (en Uvinum, por ejemplo) un buen termómetro de vino y comenzar una nueva etapa en nuestra vida, disfrutando el doble de los mejores caldos.

 TAGS:Termómetro de banda con fundaTermómetro de banda con funda

Termómetro de banda con funda

 

 

 TAGS:Termómetro de vinoTermómetro de vino

Termómetro de vino

{
}
{
}

Deja tu comentario La mejor temperatura para beber vino

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre