Avisar de contenido inadecuado

El Champagne más viejo del mundo

{
}

Bodega antiguaProbar un champagne es, en ocasiones, más que un placer. En ocasiones se convierte en una experiencia única. Hoy os contamos una historia ciertamente curiosa: la de la cata del Champagne más viejo del mundo del que se tenga noticia.

En Marzo del 2009 se reunieron 12 expertos catadores en Epernay, centro de la región de Champagne, para celebrar una particular cata de Perrier-Jouët. Como invitado especial, los jueces del "Guinness World Record". El motivo: degustar la botella de Champagne más antigua del mundo. 

Es extraordinario pensar que este vino se embotelló 10 años después de la batalla de Waterloo. Jorge IV era Rey de Inglaterra y Carlos X, último rey de Francia, era coronado en la Catedral de Reims ese mismo año. En España ni siquiera había alumbrado público, que se estrenaría en Barcelona al año siguiente. Estamos hablando de 1825.

La botella a catar era un champagne de 1825 de la casa Perrier-Jouët, en excelente estado de conservación (incluso el corcho era el original, y parecía en buen estado). ¿Estaría bebible?

Hay 2 botellas más de la misma añada que no se abrieron -"ni se abrirán en un futuro próximo", como aseguró Oliver Cavil, jefe de la bodega-. Estas antiguas botellas de Champagne se han almacenado 70 metros bajo tierra en las bodegas de Perrier-Jouët, a una temperatura constante de 11ºC.

A medida que Oliver Cavil fue sacando el corcho se hizo el silencio, y una vez que se sirvió el champagne hubo un estallido de aplausos. "Fue muy estresante", dijo. "Me preocupaba que el corcho se rompiera, ya que nunca había sido cambiado. Y que el champagne no fuera potable. Pero, por suerte, lo fue."

La mayor parte de la presión y burbuja había desaparecido, aunque había todavía subía un diminuto rosario de burbujas. Fue bastante sorprendente ver cómo este espumoso recuperaba la vida, después de tantísimos años.

¿Y a qué sabía?

Según el jefe de la bodega, la descripción de este espumoso fue: "Aunque no tenía más que un pequeño rastro de burbujas, era perfectamente fresco, el color estaba bien y se asemejaba a uno de los más grandes Chablis, con aromas con notas de trufa blanca y de chocolate."

El veredicto general entre los privilegiados asistentes fue que el champagne, de 184 años de edad, sabía mucho mejor que sus compañeros más jóvenes. Uno encontró aromas "de trufa y caramelo", otro "sabores de setas, bosques y un poco de miel", y un tercero "pastel de carne de Navidad".

Sí coincidieron en que era un champagne con mucho carácter -no en vano todos los vinos tienden a oxidarse con el tiempo-, y que conservaba cierto dulzor, algo que no es de extrañar porque en aquellos días gustaban los vinos mucho más dulces que en la actualidad. De hecho, se piensa que ése es precisamente el secreto para que el champagne se haya conservado en condiciones durante casi 2 siglos, además de la presión especial de las botellas de espumoso, de entre 5 y 6 atmósferas.

Serena Sutcliffe, jefa del Departamento Internacional de Vinos de Sotheby's, que ayudó a organizar el evento, admiró su "sabor adictivo a higos", e incluso "sus suaves notas salinas" Sutcliffe valoró este Perrier-Jouët por encima de las otras 3 cosechas de las que se tiene noticia, las de 1846, 1848 y 1874. "Imagínese si se hubiera vendido" comentó, "cada sorbo habría costado cientos de libras".

En 1985 Christie's de Londres vendió una botella de Château Lafite por 105.000 libras, uno de los precios más altos de la historia para una botella de vino, así que ¿quién sabe qué precio habría alcanzado esta?

Perrier-Jouët asumió un auténtico riesgo, porque la experiencia habría terminado en fracaso si el corcho no hubiera hecho su trabajo correctamente. Pero fue un triunfo que aún hoy supone un récord. ¡Y aún quedan otras 2 botellas! ¡Brindemos por ellas!

{
}

Deja tu comentario El Champagne más viejo del mundo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre