Avisar de contenido inadecuado

Un cava para mi boda

{
}

Si hay alguna ocasión que pone a prueba nuestra capacidad organizativa, esa es sin duda la de nuestra boda: invitados, dónde alojarlos, flores, tarjetas, regalos, traje y vestido, iglesia, salón de bodas, menú...

Todo tiene que salir a la perfección, para que los invitados estén a gusto y los novios puedan disfrutar del día más feliz en compañía de sus seres queridos, preludio de una larga vida de amor y perdices...

Pero hasta llegar al momento del sí, quiero, cientos de decisiones nos esperan en cada detalle, lo que nos obliga, a veces, a estudiar aspectos tan "vitales" como la diferencia entre el blanco nácar y el blanco hueso, un ramo en cascada y uno horizontal, o un cava de postre y otro de comida...

Dom Perignon WeddingPues bien, nada mejor es esos casos que recurrir, al menos en lo que al cava se refiere, que recurrir a las recomendaciones de Uvinum, donde los Uviners cuelgan sus opiniones y podemos comprar vino y cava para la boda con la tranquilidad de la experiencia de otros usuarios más experimentados. 

Ahora la tendencia es incluir dos cavas distintos en la celebración: uno más normal para los aperitivos y otro más aparente para los brindis. Así el gasto no se dispara, porque hay magníficos cavas a buen precio y se deja el más caro para cuando los invitados están pensando más en las copas de después.

Si queréis dar un toque diferente a la boda, podéis optar por un cava rosado, como el Xenius Brut Rosado, que tiene el punto justo de dulzor y el sabor distinto de los cavas rosados.

En cuanto al cava de brindis, que se reparte con más cautela y en el que podéis gastar algo más, dejad que vuele la imaginación: un prosecco italiano dejará a todos anonadados, el Foss Marai Cuvee Brut, un espumoso italiano de fina burbuja que no tiene nada que ver con la idea preconcebida que tenemos de los espumosos italianos (Lambrusco).

Eso sí, hemos tenido en cuenta el bolsillo medio, pero si realmente tienes dinero para gastar en cada detalle de tu boda, ahora Moët & Chandon ha querido pensar en ti, preparando una edición especial del Vintage del 2000 especialmente para bodas. Se llama Dom Perignon Wedding y la bodega lo ofrece porque se ha dado cuenta de que sus exclusivos clientes (desde la princesa Diana de Gales, en 1981, como ellos afirman) quieren disfrutar de un Dom Perignon especial en el día más especial.

La etiqueta es específica y se presenta en caja de 12 botellas, con una más de "regalo de bodas". Aunque incluya el regalo no parece que se convierta en el Champagne más popular en las bodas españolas, pero a buen seguro que lo veremos en las celebraciones más exclusivas. ¿Es tu caso?

{
}

Deja tu comentario Un cava para mi boda

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre