Avisar de contenido inadecuado

A casi nadie le gustan los cambios

{
}

Es una realidad: a la gente no le gusta cambiar las cosas en sus vidas. Estamos día a día en una misma rutina y al ser humano para sentirse más cómodo y seguro le gusta tener las cosas controladas. Esto tiene muchas implicaciones y bastantes más de las que nos pensamos: no nos gusta mucho cambiar de país de residencia (¡en España nada!), de ciudad, de piso, nos cuesta cambiar de trabajo, no queremos cambiar de grupo de amigos, nos gusta comprar siempre en el mismo super, en las mismas tiendas de ropa, etc.

Al final somo siempre uno poco previsibles. Encontramos unas situaciones que nos gustan y nos hacen estar cómodos y sale un gran denominador común: ¿Por qué cambiar? Sin duda, es una opción muy buena y la mejor en muchos casos.

Yo soy de la opinión de que los cambios son buenos. Es bueno probar cosas nuevas, que nos sorprendan, que nos hagan evolucionar o variar nuestros gustos. Y en este caso, es bueno probar nuevos vinos y tendencias y así hacer evolucionar nuestro paladar y sentidos en el vino.

Justamente, durante años he sido un gran consumidor y defensor de los vinos Rioja. Tenía totalmente integrado un tipo de placer asociado al vino que casi obligatoriamente tenía que pasar por un Rioja. Sus notas de tostado y frecuentes notas de cuero (del nuevo o del viejo) me tenían completamente absorbido y no me permitía poder disfrutar al máximo de otros vinos, denominaciones y cepas como debería. Hace ya más de 4 años decidí cambiar, porque no podía restringirme a ser únicamente un consumidor y amante de Rioja. Así que me forzé (sí, ¡me forzé!) a querer profundizar en nuevas tendencias, placeres, variedades, etc. Y tras ya años catando vinos de Ribera, Rueda, Rías Baixas, Jumilla, Côtes du Rhône, Saint Julien, Napa Valley, etc... y cepas maravillosas como el Verdejo, Albariño, Gewürztraminer, Syrah... me doy cuenta de que cambiar es bueno. Es bueno porque te hace descubrir nuevos vinos y terroirs, nuevas regiones. Y me permite poco a poco ir desarrollando nuevos placeres y mejorar mis sentido en lo relativo al vino.

A veces nos cuesta cambiar porque nos gusta mucho lo que ya tenemos. Pero a lo mejor nos perdemos cosas nuevas y muy interesantes si no nos dejamos llevar. Esto es lo que nos pasa a todos en el vino. No se trata de cambiar y renunciar a lo que te gusta ahora (¡el Rioja me sigue encantando!), sino que nuestros gustos y placeres pueden simplemente descubrir y amar otras tendencias que ni uno mismo podía imaginar. Y esa sensación de descubrimiento y ampliación de gustos es magnífica. En serio, ¡házlo porque no te arrepentirás!

{
}

Comentarios A casi nadie le gustan los cambios

Totalmente de acuerdo contigo Nico. De hecho, tal y como estábamos comentando, yo mismo estoy en ello: descubriendo nuevos vinos, nuevas denominaciones (incluso de nuevos países, para mí) y nuevas uvas. Nuevas experiencias, en definitiva. Y estoy disfrutando mucho, te lo aseguro.
Mi último país descubierto: Chile.
Mi última uva: Godello.
Espero que la comunidad Uviner nos siga ayudando cada vez más a seguir descubriendo nuevas sensaciones y a compartir esta pasión: el vino. ;)
Yo he probado, degustado, catado... varios miles de vinos y sigo. El estar en paneles de cata tiene eso, que te da la posibilidad de catar muchos días más de 70 vinos. Aún así, podrían colarme gato por liebre en cualquier momento porque la variedad segun el terroir, el bodeguero, clima... puede dar matices totalmente contradictorios.
Os animo a seguir descubriendo nuevos vinos. Ahí una selección de vinos de 12-18€ que me han gustado ultimamente: Misterio de Fontana, Pago de Cirsus, Juan Gil, Atteca, Castro de Lobarzán, Crego e Monaguillo blanco, A Coroa blanco, Tagonius, Finca Nueva, La Via +.
.... El Rincón(22-25€)
Saludos.

Manuel Barrientos Manuel Barrientos 15/03/2010 a las 14:59
Yo también tenía RIOJITIS, pero empecé a probar vinos más fuertes, garnachas sobre todo. Baltasar
Me ayudó mucho la compra de una vinoteca para empezar a probar estos vinos a su temperatura adecuada. Creo que el Rioja ha tenido mucho éxito porque es un vino que se puede beber a temperaturas más altas que otros.
haztucesta haztucesta 16/03/2010 a las 11:45

Deja tu comentario A casi nadie le gustan los cambios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre