Avisar de contenido inadecuado

La capa, los vinos carnosos y los vinos complejos

{
}

Disfrutar un vino complejoVinos con mucha capa, de capa alta o baja, vinos carnosos, vinos complejos: hoy vamos a seguir hablando de las expresiones típicas de una nota de cata. ¿Habéis probado a leer alguna nota de cata "académica", o la etiqueta de algún vino en donde aparezcan los términos que ya hemos visto? ¿Y qué os pareció? ¿Estaban bien aplicados?

En esta ocasión vamos a hablar de 3 términos que aparecerán con frecuencia en las notas que leáis, que suelen ser recurrentes porque forman parte de muchos vinos, y uno de ellos (el de vino complejo) es un término que buscan muchos productores para algunos de sus vinos. Hablamos del término "capa", asociado a un vino, y de los adjetivos "carnoso" y "complejo".

La capa de un vino se refiere a la intensidad o profundidad del color, y a la opacidad del mismo. Es uno de los términos más importantes de la fase visual, porque además de describir el vino, nos aportará datos interesantes sobre él. Quizá una de las personas que mejor lo describe es Caterina Capurro:

En los tintos, si el color es ligero y podemos fácilmente ver a través del vino, entonces diremos que es de capa ligera. Si el color es tan opaco, que no podemos ver a través del vino, será de capa cubierta o profunda. Si es intermedio, diremos que es de capa media. Ésta concentración de color dependerá de la carga de pigmentos en el vino, llamados antocianos.

Los antocianos, provienen de la piel de la uva, llamada también hollejo. Cuanto más grueso es este hollejo y de menor tamaño la pulpa, entonces el color del vino será más profundo. Además, con el tiempo éstos antocianos van precipitando, convirtiéndose en sedimento. Ésta es la razón por la cual un vino de reserva tiene un color menos intenso, dentro de la gama de los ocre, y sedimento.

Por ejemplo, la Cabernet Sauvignon y la Syrah son uvas de hollejo muy grueso y por lo tanto, se espera un color más intenso. Si nos presentan un Cabernet de capa ligera, tendremos que dudar de su calidad. En cambio, en un Merlot, sí encontraremos colores de capa medios y pálidos, y en un Pinot Noir, una capa ligera y delicada también estará correcta.

El color de los vinos blancos dependerá de los fenoles, provienientes de la pulpa de la uva, ya que en los vinos blancos no se suele utilizar el hollejo. Los vinos blancos pueden elaborarse en base a uvas blancas, pero también de uvas tintas (los famosos Blanc de Noir), pero de las que solamente se utiliza la pulpa.

 

Así, la capa de un vino nos puede dar una indicación sobre la uva o uvas que lo forman, o si ya sabemos la uva, sobre el proceso de elaboración.

En cuanto a la carnosidad de un vino, definimos un vino carnoso como aquel que resulta denso en boca y de gran cuerpo, por lo que es una característica relacionada con el tacto más que con el sabor. Hay determinados vinos y zonas que, por tradición, uvas o por características de los vinos, suelen ser más carnosos que otros. Por ejemplo, los vinos de Jumilla, Bierzo y Toro suelen ser más carnosos que los de Rioja, Somontano o Penedés. Aunque también se puede decir que tal o cual vino es carnoso "para ser de Rioja".

Un vino no necesita un determinado grado de carnosidad para ser bueno, sólo estamos hablando de una característica y no de una cualidad, por lo que dependerá de tu propio gusto, si te gustan los vinos más o menos carnosos.

Podéis comprar vino bueno que resulta carnoso en boca como el Pétalos del Bierzo 2008, y un ejemplo de buen vino que no es carnoso es el Marqués de Murrieta Reserva 2004.

Y nos quedan los vinos complejos. La palabra complejo en un vino es muy similar a la de "vino amplio en boca", que explicamos el otro día. Se refiere a vinos que tienen una amplia gama de sabores muy diversa, pero tiene un cierto carácter místico que no tiene la palabra amplio. Son aquellos vinos que sorprenden por su amplitud, que no esperábamos, o porque entre los sabores que aparecen hay alguno concreto que nos parece "diferente", o sugerente. Más que por el término en sí, por las implicaciones que sugiere, de tal modo que, más que una característica, se considera una virtud

Un vino suele ganar en complejidad cuanta más larga es su crianza, porque adquiere aromas y sabores nuevos, y adquiere matices que le hacen ganar complejidad. Así, uno de los vinos más complejos (y fantásticos) que podéis probar es el Viña Tondonia Reserva 2000.

{
}

Deja tu comentario La capa, los vinos carnosos y los vinos complejos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre