Avisar de contenido inadecuado

Las bases de una dieta equilibrada

{
}

Dieta equilibrada

Ya estamos metidos de lleno en el mes de octubre. Vamos volviendo a la rutina, a las obligaciones, a cuidarnos un poco más tras los excesos del verano. Mucha gente aprovecha estos meses para ponerse a dieta, haciendo muchas veces auténticas barbaridades que no pueden más que perjudicar al organismo.

Por eso creemos que es importante recordar de vez en cuando las bases de una dieta equilibrada. Una dieta equilibrada es aquella que introduce, en correcto equilibrio, todos los grupos de alimentos. Siempre combinada con una dosis de ejercicio físico, nos permite guardar la línea, comer rico, y que no falte ningún nutriente en nuestra alimentación. Las cantidades recomendadas de cada alimento varían según la edad, sexo y ejercicio físico habitual, con lo que la dieta deberá adaptarse a las necesidades de cada persona.

Lo oímos hasta la saciedad, pero a veces olvidamos la importancia de comer 5 piezas de fruta y verdura a diario, unos 400g en total. Éstas nos aportan las cantidades necesarias de vitaminas y minerales, fundamentales para el crecimiento y el desarrollo, así como para el correcto funcionamiento de los distintos órganos de nuestro cuerpo. Además, tienen importantes funciones antioxidantes y preventivas de enfermedades y aportan la cantidad necesaria de fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal.

Comer fruta entre horas, a modo de snack ligero es una forma estupenda de cuidar nuestra línea, a la vez que reforzamos nuestro organismo.

Otro componente que no puede faltar en una dieta equilibrada son las proteínas. Al menos 3 veces por semana deberíamos consumir carne de ternera, pollo, cerdo, cordero, conejo... La carne aporta a nuestro cuerpo nutrientes tan necesarios como las proteínas, además de hierro, vitamina B 12, zinc y fósforo.

El consumo de pescado es también fundamental. Nos aporta proteínas de muy buena calidad sin apenas calorías, vitamina D (fundamental para la absorción del calcio) y minerales, además de ácidos grasos Omega-3, sobretodo el pescado azul como las sardinas, el salmón o el atún, que disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Combinando la carne y el pescado con huevos y lácteos, que nos aportarán también proteínas animales de calidad, además del calcio necesario para nuestros huesos y las vitaminas necesarias para su correcta absorción, lograremos una dieta equilibrada tan necesaria para todos.

Pero no debemos olvidar los cereales como el arroz y la pasta, que conviene consumir 1 o 2 veces a la semana o el pan, bueno a diario. Las legumbres, de las cuales deberíamos comer 2 raciones de unos 150g a la semana, también juegan un papel fundamental, aportando fibra, proteínas vegetales y muchas vitaminas y minerales.

Los dulces son también un complemento necesario, pero debemos olvidarnos de la bollería industrial, llena de grasas saturadas e hidrogenadas, muy perjudiciales para la salud. También debemos reducir el consumo de café y bebidas gaseosas.

Caminar al menos media hora diaria, beber más de 1 litro y medio de agua... son consejos que estamos cansados de oir en todos los medios, pero que muchas veces olvidamos en nuestro día a día y que debemos recordar para disfrutar de una vida sana y saludable.

FUENTE: Mumumío

{
}

Deja tu comentario Las bases de una dieta equilibrada

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre