Avisar de contenido inadecuado

Cómo abrir el cava

{
}

Cómo abrir el cava

¿Hay algo más fácil que abrir una botella de cava? Pero en ocasiones la cosa se complica. Además, como en todo, hay una forma estandarizada de abrir las botellas de Champagne. Olvidaos de los tapones voladores y de la espuma corriendo. Eso es para Fernando Alonso. Si queréis disfrutar de una buena botella de espumoso, la forma correcta es la siguiente:

  • El cava es impredecible, así que, por si acaso la cosa no sale bien, nunca apuntéis a otras personas ni a espacios con cristales o jarrones (aunque sea ese que os regalaron y no echaríais de menos). Los vinos espumosos están conservados a presión por lo que los accidentes pueden ocurrir. Toma tus precauciones.
  • Lo primero que hay que hacer es retirar el morrión del cava, el alambre que sujeta el corcho de las botellas de espumoso. Para eso, sujeta con una mano la zona del tapón, con la otra, vete retirando el precinto y el alambre. Al ir a hacerlo, seca la botella y retira el morrión con la botella apoyada en la mesa. Así evitarás vibraciones que agiten el líquido y hagan salir la espuma.
  • Las botellas frías se abren mejor que las botellas tibias o calientes, y evidentemente, saben mucho mejor. Así que asegúrate de que la botella de Champagne o cava está a la temperatura correcta -entre 6º y 9º-. Para enfriarla, mejor que un frigorífico, contamos con la champanera llena de hielo y agua. Eso sí, tratando de mover la botella lo menos posible.
  • Una buena forma de retirar el corcho es inclinar ligeramente la botella y girarla lentamente mientras sujetas el corcho -y no al revés-. Si giras el corcho puedes provocar que se rompa, y de esta forma, además de evitarlo, tendrás que hacer menos fuerza porque la botella hace más palanca que las manos.
  • Una vez que el corcho empieza a subir, y mientras lo sigue sujetando con el resto de la mano, ayúdate del pulgar para ayudarlo a salir.
  • Se considera el colmo de la elegancia y el estilo evitar al máximo el ruido al abrir la botella. Para eso debes retener el tapón todo lo que puedas para que se abra de la forma más lenta posible. A las botellas bien abiertas que sólo emiten un ruido ligero se les dice que han emitido "un suspiro de placer". Pero el ruido debe existir, para cerciorarnos de que el espumoso no está "desbravado" ni defectuoso, y que la falta de ruido es consecuencia de que el gas carbónico se ha disipado.
  • Sirve inmediatamente el cava. Un buen truco para que el espumoso se mantenga fresco y con la espuma más persistente durante más tiempo consiste en enfriar las copas un raro antes, en hielo o en el congelador.

Ahora te toca practicar. ¿Te apetece? Entonces te recomendamos un par de buenos espumosos para que disfrutes abriendo botellas:

  • Privat Mirgin Brut Nature 2006: Un cava basado en Chardonnay, con pequeñas adiciones de otras uvas para expresar mejor el carácter de cada añada. Un espumoso sabroso, complejo y genial.
  • Taittinger Brut Réserve: Uno de los espumosos de Champagne clásicos, pero algo más desconocido que los Moët&Chandon o Veuve Clicquot, aún suavidad y elegancia.
{
}

Deja tu comentario Cómo abrir el cava

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre